martes, 7 de julio de 2009

The Big Texas Steak Ranch: Preparar vuestros estómagos

A mediados de los años 60, Big Texas Steak Ranch era un restaurante de carretera junto a la famosísima Ruta 66 cerca de Amarillo, Texas.

big-texan-steak-vista-general.jpg

Un día llegó al local un hambriento cowboy gritando que tenía tanta hambre que sería capaz de comerse una vaca entera pasada por el grill.
Bob Lee, que regentaba el local, le sirvió un filete de casi medio kilo de ternera. El vaquero se lo comió en pocos minutos diciendo que seguía teniendo hambre. No se sintió satisfecho hasta que acabó con dos kilos de carne de vaca, cuatro libras y media, 72 onzas de carne.
Desde ese día Bob Lee anunció que quien fuera capaz de comer lo que el cowboy se tragó ese día, en menos de una hora, no tendría que pagar nada.
El filete de 72 onzas, de dos kilos, se convirtió pronto en una atracción. La ruta 66 estaba llena de carteles que prometían comida gratis para aquel que fuera capaz de comérselo todo. Hoy el plato del Big Texas Steak Ranch es una atracción turística en sí.

big-texan-steak-ranch-foto.jpg

El desafio es el siguiente: tienes una hora para comerte un filete de dos kilos de carne, una patata asada, un par horneado con mantequilla, un cóctel de gambas y una ensalada. Si lo consigues es gratis. Si no, tienes que pagar 72$ (48€) por el menú. Salvo por la cantidad de carne, parece realizable.

plato-big-texan-steak-ranch.jpg

A diferencia de lo que pudiera pensarse, la carne que se sirve en el Big Texas Steak Ranch es de las mejores de la región. El restaurante no es sólo famoso por el desafio sino también por la calidad de lo que allí se come. Es indudable que es uno de esos lugares míticos de Texas, con esa decoración tan propia de esta región americana.

El desafío tiene sus formalismos. Se rellena un documento antes de tomar parte en él. Se come sobre una mesa especial con un enorme reloj en cuenta atrás. Aquel que lo intente está solo ante la audiencia. Un miembro del personal del restaurante se encarga de anunciar al resto de la gente que hay un valiente dispuesto a intentar el desafio.

A diferencia de otros desafíos culinarios prácticamente inalcanzables, mucha gente se marcha sin tener que pagar la comida. Más de 7.000 personas han conseguido comerse el plato completo desde 1960. Sus nombres permanecen guardados en un libro de honor del restaurante. Más de 42.000 personas han tratado de comerse el gigantesco filete, por lo que vemos una tasa de éxito de una entre cada seis personas.
Cada año una media de dos mujeres son capaces de acabar con el plato completo. La persona más joven que ha podido devorarlo fue un niño de 11 años. La más anciana tenía 69 años.
Un lugar de honor en la historia del restaurante ocupa Klondike Bill, luchador profesional, que fue capaz de comerse dos platos de semejante dimensión en una hora de tiempo.
Si te gusta la carne y visitas Texas, deberías probarte a ti mismo. Este es sin dudarlo el mejor sitio para ver hasta donde puedes llegar con un filete. Es uno de los lugares más frecuentes en los que detenerse cuando se está realizando la Ruta 66.


"Tal vez la rata de cloaca sepa a caviar pero no lo sabré nunca porque no como animales asquerosos. Los cerdos duermen y buscan su comida entre la mierda. Si no saben distinguir sus excrementos como voy a comerlos."

No hay comentarios:

Publicar un comentario