lunes, 21 de septiembre de 2009

Estadísticas del viaje

Total de Kilómetros recorridos en coche: 6000 aprox
Total de días de viaje: 18
Personas integrantes del viaje: 0
Orcos integrantes del viaje: 4
Total de dinero gastado por mí (absolutamente todo incluido; avión, coche, comida, dormir, gastos varios... ): 1569 Euros
Días dormidos en el coche: 3
Días que nos hemos duchados: ¿12?
Incidentes con la policía: 0
¿Dejamos tirao a chencho?:
¿Cuantos fueron capaces de comerse el gran xuleton del BIG TEXAS STEAK RANCH?: 0
Veces que estuvimos apunto de morir: 2
Cantidad de hamburguesas ingeridas: ¿Unas 10 por cabeza?
Pirulas en la carretera: ¿100??
Dietas seguidas: La del nacho y la de la abstinencia
Marcador: 0
Coincidencias con famosos: 0
Veces que nos perdimos con el GPS: ......Incontables
Dinero que gastamos en gasolina: Más o menos 300 Euros
Veces que nos quedamos sin gasolina: Ninguna!!!Bendito cañonero!!(2 reservas agonizadoras)
Nivel de contaminación en el Cañonero: Evacúen la zona!!
Días de tormenta: Sólo uno....y durante un ratillo

Para más información sobre la dieta del nacho, efectiva y barata 100%, por favor contactar con kolette.

jueves, 27 de agosto de 2009

Día 17-18 (23-24 de Agosto) (Los Ángeles-Atlanta-Madrid-Ciudad Real)

A las 5 de la mañana quedamos en la puerta del hotel y cogimos el bus con dirección a la terminal de Delta, bicheando antes, claro está a algunas de las que se subieron al autobus.

Cuando llegamos hicimos el check-in en las máquinas del aeropuerto y soportamos como unas dos horas de interminables colas, para facturar, control de seguridad....

A eso de las 08:50 y tras comprobar los precios de los sandwich en los aeropuertos (unos 9$) o el agua (3$) subimos al avión con destino Atlanta, dónde permanecimos durante 4 largas horas y aproveché para ver el partido del Liverpool en directo en la tele del avión.

En Atlanta comimos en un Burger King, como remate final a nuestra dieta yanki y fuimos hacía la puerta de embarque bastante rato antes de que saliera el vuelo. Yo había perdido ya bastante la noción del tiempo porque al venir de Los Ángeles habíamos perdido unas 4 horas y pufff...

A las 18:50 salía nuestro avión, pero se ve que tenían prisa y empezaron a pedir que urgentemente subieramos al avión, no me moló nada. Eso hicimos y durante unas 7 horas y media soportamos el calvario. Yo ví dos películas, Otra vez 17 y Que les pasa a los hombres.............a cual peor, luego pasé a escuchar música de los Grammys, ver las fotos del viaje y demás broza.

Vistas desde el avión llegando a España

Cuando llegamos a España, casi una hora antes, estuvimos esperando las maletas algo así como una hora, y cogimos el metro hasta Atocha dónde queríamos reclamar nuestro billete del día 7 de Agosto porque llegó tarde y aunque nos pusieron como escusa que el sistema estaba caído, un rato después empezamos el trámite.

A eso de las 13:15 me monté en el Ave yo sólo, porque los demás iban en otro vagón ya que yo compré el billete mucho después. Y sobre las 14:08 el tren hizó su llegada a nuestra maravillosa y querida Ciudad Real.

Día 16 (23 de Agosto) (Los Ángeles-Santa Mónica-Los Ángeles)

Último día de la ruta66, aunque luego nos quedaban dos de viaje.
Salimos un poco más temprano, más o menos a las 9 estabamos ya preparados para salir zurriendo mierdas. Hoy nos iríamos hasta Santa Mónica para disfrutar de sus playas.

Tardamos bastante poco en llegar gracias al navegador GPS de la HTC de chencho. Dejamos el coche en un parking muy cercano a la playa dónde cobraban 7 euros al día como maximo, con las dos primeras horas gratis.

Llegando a la Playa de Santa Mónica

La playa estaba apenas a 5 minutos andando. Una de las cosas que más impresiona de la playa es que el paseo marítimo está en la parte superior de un acantilado, mientras que la playa queda por debajo, por lo que hay bastante altura entre ellas, aparte por supuesto, de lo típicos puestos de socorristas muy al estilo de Los Vigilantes de la Playa, que se rodaron en estas playas.

Playa de Santa Mónica

El agua estaba bastante fría y las olas eran muy fuertes, de hecho a mí me dió bastante miedo el hecho de que por dos veces casi me rompen las piernas, porque entrar era una misión muy complicada a la hora de atravesar las olas ya que no daba tiempo entre una y otra, así que tocaba hacerlo casi buceando, el problema venía al salir cuando tenías casi que esprintar si no querías que te piyara una. A media mañana un grupo de delfines se acerco a la costa y pudimos disfrutar de ellos a muy poca distancia.

Quisimos tomarnos una cerveza en algún bar cercano, pero en los que había más cerca de la playa no servían alcohol así que salímos de allí y aprovechamos para comer y ver algunos de algunos de los espectáculos callejeros, tanto músicos como malavaristas, bailarines, etc. Yo como siempre di un donativo porque creo que esta gente se lo merece, sin contar lo que me tira el mundo de la farándula....

Tocando en la calle

Pasamos al comer al Hooters, mundialmente conocido no por su comida (...) sino porque las simpáticas camareras te atienden con shorts y por supuesto todas son feísimas....

En el Hooters

Antes de ir a dejar a chencho a su casa, vino la tarea más complicada del día, encontrar el coche. Como era habitual en nosotros, no habíamos tomado ninguna referencia del parking, ni la plaza, y había como 7 exactamente iguales, así que entramos a uno de ellos y cuando estabamos a punto de volvernos, Dani nos salvó la vida y encontró el coche. Madre mía si nos llegamos a ir de allí....

Tras dejar a Chencho, fuimos a devolver el Cañonero... Nos soplaron 469 dolares, tasas, one way, seguro y demás broza. Como ya era tarde bajamos a cenar al Subway, para despedirnos claro está, y quedamos a las 5 de la mañana para ir al aeropuerto.

Despedida del Cañonero!!

domingo, 23 de agosto de 2009

Día 15 (22 de Agosto) (Los Ángeles)

Nos levantamos probablemente demasiado tarde, a eso de las 11, por lo menos parte de nosotros. Total que si sumamos el tiempo que nos perdimos por las autopistas y demás carreteras llegamos a Hollywood casi a la 1 y media.

Básicamente lo que queríamos ver era el paseo de las estrellas, el letrero de Hollywood y el barrio de Berverly Hills, y la verdad es que nos cundió bastante.

Nada más llegar, aparcamos en un parking público, por el que pagamos 10$ todo el rato que estuvimos, caminamos por el paseo de la fama, dónde pudimos ver muchas de las estrellas del suelo como las de Tom Hanks, Marilin, Nicolas Cage entre otros, así como las huellas reales de Brad Pitt o George Clooney enfrente del Teatro Chino.

En el paseo de la fama

Huellas reales de Brad Pitt y Will Smith

Samuel L.Jackson



Comimos en una zona cercana, dónde servían evidentemente comida rápida y pedimos enrollados, ensaladas y pizzas. Ya entrada la tarde seguimos por el paseo hasta que encontramos una tienda de Levis dónde por 36$, unos 26 euros, tenías cualquier pantalón.




El teatro Kodak


Más del paseo de la fama


Con la estrella de Chuck Norris

Como ya no teníamos más dinero, fuimos hasta el coche y vimos desde un balcón del centro comercial dónde estaba el parking del coche, el letrero de Hollywood, aunque estaba demasiado lejos para hacernos las fotos. Intentamos buscar el letrero pero acabamos perdidos otra vez asi que tiramos para Beverly Hills, dónde alucinamos con las mansiones de la zona.

En Beverly Hills

Paramos a cenar en un Denis, dónde nos hinchamos a cenar hasta casi reventar, delicioso. Luego tardamos como casi una hora en hacer 8km, porque el GPS hizo un poco lumbre, y yo unas 400 pirulas ("pirulo, pirulon tu no eres el amo"), al final llegamos y una vez más nos aparcaron el coche. Sólo nos quedaba un día.

Día 14 (21 de Agosto) (Las Vegas-Los Ángeles)

Llegaba nuestra última etapa en coche, destino Los Ángeles. Partimos más bien tarde sobre las 11 de la mañana con el objetivo de llegar a Los Ángeles a medio día, pero al final la cosa se retraso hasta casi las 6 de la tarde.

Nada más salir y tras dudar bastante dónde dejar las llaves de las habitaciones, partimos. El cañonero tenía hambre y la gasolinera más cercana que encontramos decidió clavarlos 3,6 el galon, es decir, 1,1 dolar más de lo normal por galón. Aprovechamos para terminar de vaciar nuestros bolsillos desayunando sanamente unos donuts y zumos. El calor que hacía fuera era casi insoportable pero la imagen del típico desierto no tenía precio.

De camino a Los Ángeles

A mitad de camino creímos ver un ovni en el cielo, pero resulto que los extraterrestres se arrepintieron y dieron marcha atrás tras ser descubiertos, recordar este día como el día en que CASI os invaden los extraterrestres.

Cuando nos acercamos a Los Ángeles pudimos comprobar la enorme extensión de la ciudad, básicamente porque no hay nada más que casas bajas, no recuerdo haber visto un sólo edificio de viviendas.
Nos piyó un atasco enorme que retrasó aún más el viaje, pero al final llegamos sin saber mu bien como al hotel. Allí ya nos esperaba chencho. Junto con el nos largamos a cenar al subway para no variar también, y dormimos hasta el siguiente día.

sábado, 22 de agosto de 2009

Día 13 (20 de Agosto) (Las Vegas)

En teoría, ibamos a dedicar el día a ver espectáculos, bañarnos en la piscina y salir por la noche, pero algo pasó, que todo lo cambió.

Como la noche anterior nos habíamos acostado pronto, decidimos "madrugar" a las 11 de la mañana para bajar a la piscina. Tras un rato tomando el sol y disfrutando del SPA (sólo kolette y yo), mi hombro decidió que era el momento de separarse del resto del cuerpo y descolocarse, lo que cuando estás dentro del agua es un pequeño problema. Cuando logré salir a flote y convecerle de que volviera a su sitio salí de la piscina y aunque me apetecía quedarme un rato más el dolor lo impidió, asi que kolette y yo dedicamos el resto de la mañana en comprar todo tipo de abalorios y regalos para nuestra gente kerida, mientras joe se apuntó al torneo de poker y copito permaneció en paradero desconocido.

Yo en la fuente del Bellagio

Nuestro casino-hotel por dentro

Paseando por la ciudad

Fuente del Encore

Kollete y yo comimos en una pizzeria dónde enamoramos claramente con nuestro ingles, a la rubia camarera que permaneció pendiente de nosotros en todo momento sobretodo a la hora de despedirnos de ella, buenísima....ay oma!!

Mientras desplumaban a Joe en el torneo de poker y los 80$ que había apostado Dani, Kolette y yo estudimos de 6pm a 9pm es la llamada hora feliz en el Coyote Ugly, la entrada es gratis y en los tercios hay 2x1. Es simplemente el mejor local del mundo.....las camareras......feas.....se restregaban en la barra y nos bañaban de agua cuando les apetecía, en borrachaban a las mujeres, bailaban espectacularmente en la barra........simplemente increible, eso sí, siempre flanqueadas con los seguratas, todo esto mientras una rusa "hablaba" con Kolette.
K VIVA COYOTE UGLY!!!

Fotos en el Bar Coyote


Kolette estaba encendido y nadie podía pararlo, asi que fuimso a buscar a mattgregor al casino y la habitación y lo convencimos para que se viniera al bar, evidentemente tenía que verlo, pero antes kolette y yo teníamos que jugar a la ruleta. Tras una gran indecisión, apostamos 20$ cada uno y gracias al rojo ganamos 120$, lo que nos pagó la noche.

Volvimos al bar, para seguir alucinando y preguntándonos porque en España no hay uno. 15 minutos antes de que cerraran yo me fuí a dar una vuelta por el hotel y los casinos de la zona mientras que Joe y Kolette quedaron en el bar y Dani dormía en la habitación.

Frase del día: "Que tonto eres McGregor"

Día 12 (19 de Agosto) (Las Vegas)

Tras una agonía increible en el coche, a eso de las 3 de la tarde llegamos al hotel New York, New York, eso sí, tras buscar a Copito en las tiendas de la zona durante un buen rato. Nada más acercarnos a la cola nos dimos cuenta de la gran fauna femenina de la zona.

El Treasure Island

Nuestro hotel, New York, New York

Nos dieron dos habitaciones, una en cada punta del hotel, como no, por lo que la comunicación se basaba basicamente en el teléfono, ya que quisieron cobrarnos 50$ por la wifi por habitación. Cuando dejamos las maletas, bajamos a la piscina, que aunque no era nada del otro mundo, estaba un poco sucia, llena de gente y poco profunda, para pasar el rato valía.



Mi habitación y el pasillo

Como de costumbre, comimos-cenamos a eso de las de la tarde en una hamburguesería del propio hotel, para no variar también y más tarde bajamos a dar una vuelta por la zona. Entre otras cosas estuvimos viendo todo nuestro hotel y el Luxor, y acabamos tomándonos algo en una mesa del McDonald volvimos pronto a casa porque los sopiticas (Matt y Copito) tenían ganas de poco más.


Mientras caminábamos por la ciudad...